sábado, 1 de junio de 2013
No es una novedad, ya que la obra se inauguró hace unos años, pero es uno de esos "datos de color" que uno nunca se entera y que están buenos.

La cuestión es que en la Universidad Técnica de Munic (TUM) instalaron toboganes gigantes para bajar desde el último piso. La bajada se produce en 5 segundos, cosa que por ascensor sería un poco más, y ni hablar de usar las escaleras.

Los utilizan alumnos y personal docente y no docente. Ayuda a agilizar los tiempos y reducir el stress. Y por supuesto, divertirse. Es una genial idea, que estaría bueno implementar en muchos lugares más, aunque sería un poco complicado que sea algo exitoso en una sociedad como la nuestra, donde no se respeta al prójimo, las obras no se hacen con las precauciones necesarias, y las cosas no se cuidan como es debido.



¿Se imaginan esos toboganes en la facultad de sociales de la UBA? El primer día ya estarían llenos de pintadas y carteles. Aunque pensándolo bien, eso pasaría en casi cualquier universidad pública acá. Después ponen un matón a cobrar "peaje" para usarlos. Otro día arman un piquete en las entradas protestando por <inserte motivo absurdo aquí>. Y ni hablar de que servirían como tachos de basura para cualquier clase de desechos. Pero bueno, todavía estamos lejos de estos germanos.

Los genios que materializaron esa idea son los artistas alemanes Johannes Brunner and Raimund Ritz. Y diseñaron los toboganes con forma de parábola, al fin y al cabo estaban en una universidad técnica, ¿no?





Fuente: http://blognator.com/amazing-and-giant-slides-as-university-interior

Etiquetas

Seguime en Facebook

Archivo

DineroMail

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Seguime en Twitter

Filosofando

.