viernes, 1 de mayo de 2009

Entró a robar... y acabó convertido en un esclavo sexual



Ufff... a ver cómo les cuento esta historia. La leí el otro día en la prensa brasileña, que me remitía a la rusa y, entre medias, encontré un enlace que me lo explicaba en inglés (gracias a Dios).

Una peluquera de la región rusa de Kaluga se vio sorprendida por un ladrón en su centro de belleza, cuando la joven acababa su turno, el pasado 14 de marzo.

El ladrón, de 32 años y llamado Viktor, irrumpió en el local a las cinco de la tarde (qué queréis, en Rusia cierran antes los comercios) con una pistola y pidiendo el dinero a todo el mundo.

Ahí es cuando aparece en escena Olga, la peluquera de 28 años con conocimientos de artes marciales (¿eso no lo esperabas, eh, Viktor?) que simuló entregarle el dinero a Viktor. Cuando el pobre hombre se relamía de contento, ella le dio un puñetazo y lo tumbó. K.O.

Ató a Viktor con el cable del secador, lo amordazó y se lo llevó al trastero mientras animó al resto a que terminaran de trabajar (no estaba sola en el salón: había más compañeros y algunos clientes que ese día seguro que no intentaron irse sin pagar). "La policía está al caer" decía la protagonista de nuestra historia.


Pero la Policía no llegó. Los clientes y el resto de empleados marcharon y Olga fue al trastero. Le dijo a Viktor que se quitara la ropa interior e hiciera todo lo que ella le pedía o llamaría a la Policía... (de película de Antena 3 un sábado por la tarde).

Le ató al radiador con unas esposas rosas dignas del Sex Shop más cutre y le dio Viagra, para asegurarse que durante las próximas 48 horas el muchacho iba a rendir. No entraré en detalles de lo que ocurrió, pero sí os puedo decir que, según Life.ru, cuando Olga dejó marcharse a Viktor, dos días después, éste había sido "exprimido como un limón".

Viktor fue directo al hospital porque tenía sus genitales bastante dañados... y no me extraña. Después se presentó en una comisaría y denunció a Olga.

Para acabar con el surrealismo, Olga se indignó cuando se enteró de la denuncia. "Es un idiota", dijo. "Sí, lo hicimos algunas veces, pero le compré unos pantalones nuevos, le di de comer y de beber y luego, cuando se marchó, le regalé 1.000 rublos (unos 23 euros, vamos)".

Así que Olga denunció también a Viktor y la Policía tiene un cacao mental de agárrate y no te menees. "No sé lo que va a pasar... podríamos encarcelar a ambos: a él por robo y a ella por violación", decía un agente en Life.ru.



Fuente: http://blogs.20minutos.es/becario/post/2009/04/26/entrai-robar-y-acabai-convertido-un-esclavo-sexual

Les dejo una foto de Olga...

Etiquetas

Seguime en Facebook

DineroMail

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Seguime en Twitter

Filosofando

.