martes, 5 de noviembre de 2013

Creo que a esta altura no hace falta aclarar qué es el Candy Crush, la popularidad que tiene, y la adicción que genera. No solo aquellos que lo juegan están al tanto de estos datos, sino también aquellos que leen noticias, o miran tele, o tienen compañeros de trabajo o estudio que lo juegan.

También sabrán que, al menos en su versión de Facebook, la cantidad de vidas es limitada, como también la cantidad de "herramientas" adicionales que se pueden utilizar, o la cantidad de niveles que se pueden avanzar de corrido, sin ayudas externas.

Pero llega un punto en que se hace imposible continuar, por diversos motivos. Y así es como se pone de moda el tráfico de vidas, movimientos extra, y desbloqueos de niveles. Entonces, que te lleguen solicitudes a través del juego no es algo aislado, sino más bien algo de todos los días.


Y también cuando la desesperación y la ansiedad empiezan a controlar nuestras vidas, llegan mensajes privados pidiendo ayuda. Un pedido expreso, bien directo, como los que recibo de compañeros de trabajo, o de mi familia. "Che Leo, desbloqueame el nivel porfa." Y así uno concede el favor, porque sabe que algún día requerirá (tal vez) lo mismo de la otra persona. Amor con amor se paga.

Pero cuando creía que nada más podía pasar, que todos mis contactos tenían ciertos límites, llega un mail. Sí, esa herramienta de la cual poco se habla hoy en día, casi obsoleta para las generaciones más jóvenes, el correo electrónico. El mismo tenía como asunto "Encarcelado en Candy crush!!!" y su cuerpo dictaba lo siguiente:

Buenas tardes, muchachos/as!!!
Necesito de sus amables clicks "Candycrasheros" en facebook, una vez mas!!!
Terminé un episodio de Candy crush y me sale un avioncito pedorro, por lo que necesito de tres firmas para "Liberen a Pedrito".
Por favor, si pueden, hagan click para ayudarme a pasar al otro nivel.
Abrazo grande para todos!!!! y Muchas gracias!!!!
En fin, cosas que pasan. Si bien perdí mi capacidad de asombro en muchísimos aspectos, estas cosas me descolocan un poco, y hasta me hacen dudar de la veracidad del pedido. Pero bueno, peor hubiera sido que me mande un SMS o me llamara.

Etiquetas

Seguime en Facebook

DineroMail

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Seguime en Twitter

Filosofando

.